En el Código Fiscal de la Federación (CFF) se establece que, en un primer instante, cuando el SAT revise los dictámenes sobre estados financieros, ejercitará sus facultades de comprobación solo frente al contador público que los realizó. Si la documentación presentada por este es deficiente, procederá a solicitarle la documentación de manera directa al impositor.

En el artículo cincuenta y dos-A del CFF, hay un inciso con una salvedad a esta secuencia; a saber, cuando se advierten diferencias en los impuestos a abonar y el impositor no notificó de estas al SAT. En un caso así, el fisco va a poder ejercer sus facultades de comprobación de manera directa con el impositor.

En un caso como este, la autoridad fiscal procedió a contrastar toda la contabilidad de un impositor. Esta interpuso una protesta, argumentando que el SAT debía limitar su revisión a la documentación relacionada con la falta que produjo la comprobación.

El caso llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que resolvió que la autoridad fiscal tiene la capacitad de repasar toda la contabilidad del impositor, en tanto que al haber una discrepancia en los impuestos a abonar no reportada por el impositor, hay una “transgresión del principio de confianza”, con lo que hay una “duda razonable basada en un hecho objetivo” de que el impositor en cuestión no ha cumplido con sus obligaciones fiscales.

La jurisprudencia se publicó en el Semanario Judicial de la Federación el doce de enero de dos mil dieciocho y la vas a poder encontrar con los criterios de busca 2a./J. 146/2017 (10a.).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.
You need to agree with the terms to proceed

Menu