En caso de que no se examine adecuadamente se puede llegar al extremo de reconocer inapropiadamente que hubo evasión fiscal.

Las cartas “invitación” son un programa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), que manda a los impositores cuando la autoridad advierte en sus registros inconsistencias en los datos que se presentaron al registrarse en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC).

SAT 31 MARZO

Una de las primordiales consecuencias es el detectar depósitos en efectivo o bien transferencias en una cuenta corriente que no han sido declarados fiscalmente; o bien en su caso, porque haya mayores ingresos a los declarados (discrepancia fiscal) o ante la carencia de una declaración temporal periódica o bien anual.

“Cuando se recibe una carta invitación, se debe tomar en cuenta que estas no tienen la misma fuerza legal que un requerimiento o una visita domiciliaria, su atención es optativa, pero se debe tener un alto grado de prudencia en su atención, porque la autoridad fiscal puede iniciar una auditoria a los ingresos o contabilidad del contribuyente invitado”.

Como podemos darnos cuenta el no hacer caso no es la opción mejor en la mayor parte de los casos, lo idóneo es presentar una aclaración para hacerle de conocimiento a la autoridad hacendaria el origen y procedencia y en su caso, del pago de impuestos o bien la exención por no encuadrar en una obligación de pago de contribución conforme a las leyes fiscales.

Desde el punto de vista formal del SAT, la carta invitación tiene el propósito de que aquellos impositores que no presentaron la declaración anual del Impuesto Sobre la Renta (ISR) del ejercicio observado cumplan con esta obligación, atento a lo precedente normalmente se destina la convidación en carta a:

Impositores con depósitos en efectivo o bien transferencias en una cuenta corriente que no han sido declarados fiscalmente.

  • Impositores con depósitos en efectivo o bien transferencias en una cuenta corriente que no han sido declarados fiscalmente.
    • Impositores no anotados en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y que deben estarlo.
    • Impositores anotados en el RFC que no han presentado su declaración anual.
    La aclaración en su caso a la carta invitación, se presenta a través del portal del SAT siendo imprescindible el RFC del receptor de la carta y el número de folio de esta. Es rigurosamente preciso el análisis de un especialista sobre las causas que dieron origen a la carta pues lo manifestado frente a la autoridad fiscal va a ser considerado por ella como una confesión.

Si no se examina adecuadamente se puede llegar al extremo de reconocer inadecuadamente que esos supuestos depósitos o bien operaciones económicas fueron ingresos por los que se debió haber pagado Impuesto Sobre la Renta y también Impuesto al Valor Agregado (Impuesto sobre el Valor Agregado), siempre y en todo momento ten en cuenta que la meta del SAT es colectar, y el SAT pretenderá presionarte a fin de que reconozcas y realices el pago pese a que no sea tu obligación hacerlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.
You need to agree with the terms to proceed

Menu