En poco más de un par de semanas va a entrar en vigor una nueva versión; especialistas adelantan que con ella se busca combatir el lavado de dinero.

La nueva facturación que entra en acción el próximo primero de diciembre, servirá al Servicio de Administración Tributaria para ir a la contra de malas prácticas fiscales.

Este nuevo sistema conocido como facturación tres punto tres busca crear certidumbre jurídica al instante de producir un recibo fiscal.

Aun, abogados fiscalistas apuntan que esta nueva modalidad va a tener un mayor control ante posibles casos de lavado de dinero.

RFC INEXISTENTE

En entrevista pasadas, Gretel Ramos, administradora del SAT en Coahuila, señaló múltiples de las malas prácticas fiscales que se va a poder reducir con esta modalidad de facturación como el ingreso de RFC inexistentes.

Apuntó que los sistemas están ajustados a fin de que al instante de que el impositor emita una factura o bien de presentar una declaración lo haga cumpliendo todo cuanto señala la legislación fiscal.

“Para él es mucho más sencillo de cierta manera, el cumplimiento de obligaciones se vuelve una manera imperceptible. Yo sólo entro a la plataforma y estoy cumpliendo”, señaló.

“Un contribuyente al emitir lo hacía con un RFC del receptor el cual era incorrecto, e inclusive en algunas veces inexistentes. Lo que traía como resultado es que si el emisor de la factura  no quería modificar el campo el receptor no podría deducir ese gasto y obviamente se incrementa el monto del cual se calcula el impuesto”, puntualizó.

Con dicha herramienta se busca la certidumbre jurídica al impositor mediante los validadores. “Al momento de realizar una factura y el sistema se da cuentas que no existe este RFC, el mismo sistema va a manejar un mensaje aclarando que no existe el RFC. Había esta mala práctica, a veces no era dolo, sólo era un dedazo, ya cuando lo hace con un RFC inexistente ya es un delito”, expresó.

CANCELACIÓN DE LAS FACTURAS PAGADAS
Añadió que, en el momento en que un impositor facturaba la venta de un producto, la podía anular, para no reportarla como ingreso. Esto le afectaba al comprador, puesto que ya no la podía reportar como gasto al instante de declarar.

Merced a la factura hay un aumento en la rentabilidad de la colecta. Con esta actividad digital impulsada desde el dos mil quince, se registra un movimiento de doscientas facturas por segundo.

Además de esto reduce los gastos, puesto que si ya antes el SAT gastaba un peso por cada 100 pesos facturados, ahora solo se gasta cincuenta y tres centavos. Aparte de ahorrar espacio físico para archivar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.
You need to agree with the terms to proceed

Menu