China dio el día de hoy su primer paso para lograr que el yuan se transforme en moneda de referencia para fijar los costos sobre las materias primas con el lanzamiento del aguardado contrato de futuros de petróleo en yuanes en la Bolsa Internacional de Energía de Shanghái.

El segundo mayor consumidor de petróleo del planeta tras USA desea hacer que su creciente poder económico se traduzca asimismo en poder para establecer los costos mundiales y que China y Asia tengan una menor dependencia del dólar.

Y es que, en ausencia de un punto de referencia para el crudo en la zona, los países asiáticos pagan más que Europa y América por el petróleo importado. En el caso de China, eso supone dos mil millones de dólares americanos auxiliares al año, conforme ha recordado estos días la prensa oficial china.

Tras décadas retrasándolo, el comienzo de estos contratos fue anunciado hace escasas semanas por la Comisión Reguladora de Valores de China y por último se materializó el día de hoy en una operación con la que China reta a las referencias petroleras del planeta llamadas en dólares estadounidenses, el Brent y el West Texas Intermediate (WTI).

El país asiático ya había intentado en los años noventa establecer un mecanismo de contratos locales para el comercio de petróleo, más pronto dejó de operarlo. Este es el primer futuro cotizado en la parte continental de China abierto a los inversores extranjeros.

El interés de la ciudad de Pekín a fin de que lleguen inversiones foráneas es tal que hace algunos días el Ministerio de Finanzas anunciaba la suspensión de los impuestos sobre los ingresos de los inversores extranjeros que negocien contratos de futuros de crudo en yuanes.

Esa suspensión fiscal se extenderá a lo largo de 3 años de duración para los inversores individuales en el extranjero y asimismo va a estar actual para los inversores institucionales, si bien para ellos no se ha detallado la duración del plazo.

Y es que, conforme explicó a Efe el analista de Facts Global Energy (FGE), Weng Inn Chin, el éxito o bien descalabro de este lanzamiento va a depender de si persuade a los inversores extranjeros. “Sin una amplia gama de compradores/vendedores internacionales, el intercambio no será popular”, señalo.

“La liquidez de un contrato de futuros es clave; los inversionistas son tradicionalmente cautelosos de las transacciones en las bolsas chinas debido al riesgo de interferencia del Estado”, expreso este experto, quien cree que el desarrollo de este mercado “se enfrenta a muchos retos” aunque el movimiento de China tiene “mucho sentido lógico”.

A pesar de que abundantes especialistas han acogido propiciamente la resolución de China, la mayor parte coincide en que deberá pasar tiempo a fin de que estos nuevos futuros petroleros reten verdaderamente a los puntos de referencia actuales y el país asiático se transforme en un referente global.

Conforme explicó a Efe, el encargado de análisis macroeconómico y de materias primas de Julius Baer, Norbert Rücker, de momento este nuevo contrato no tendrá “un enorme impacto en el mercado”.

“El trading del petróleo y las materias primas está en general muy establecido en dólares estadounidenses. El lanzamiento de este contrato se ha retrasado durante un tiempo, lo que puede ser indicio de que el interés es bastante limitado. Hay otras medidas que parecen más relevantes para la internacionalización del yuan”, menciono.

Los futuros cotizados son contratos que se entregarán desde septiembre del año en curso hasta marzo de dos mil diecinueve. Los costos de referencia de quince contratos se fijaron el día de hoy en cuatrocientos dieciséis yuanes (seiscientos cincuenta y ocho dólares estadounidenses), trescientos ochenta y ocho yuanes (seiscientos quince dólares americanos) y trescientos setenta y cinco yuanes (quinientos noventa y cuatro dólares estadounidenses) por barril, en dependencia de las datas de entrega.

El costo de apertura del contrato SC1809 empezó en cuatrocientos cuarenta yuanes (seiscientos noventa y ocho dólares estadounidenses) por barril. Veinte minutos tras la apertura, se habían realizado catorce con cero transacciones.

Los márgenes comerciales para los futuros se establecen en el siete por ciento del valor del contrato, al tiempo que los límites de negociación ascendiente y descendente son del cinco por ciento, y los de las transacciones en el primero de los días de negociación se fijan en el diez por ciento de los costos de referencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.
You need to agree with the terms to proceed

Menu